jueves, agosto 16, 2007

Swing a Gràcia

Ayer festivo me tocó trabajar por la tarde, que para la afluencia de público que tuve como si no hubiese abierto. Y encima al tener la tarde ocupada en vez de la mañana acaba resultando que no aprovechas el día para nada. Así que el festivo iba a ser como cualquier día corriente y moliente. Pero, recibí la llamada de Fukai, un amigo de Espacio Japón, que me dijo de ir a hacer una cerveza a las Fiestas de Gràcia. Ni me lo pensé. Y fue una decisión muy acertada.

Con las fiestas de Gràcia tengo una relación de amor odio que depende del año y como se presenten. Ha habido años que ni me he planteado ir, sobretodo huyendo de las aglomeraciones; y otros en cambio casí me han tenido que echar con agua caliente. Este año va a ser de los de buen recuerdo, incluso si sólo se redujese a ir ayer. Espero que no y este viernes ir de nuevo. A los de fuera que nunca hayan ido se las recomiendo, sobretodo los días entre semana.

Ayer el periplo arrancó subiendo por Torrent de l'olla desde Corcega para intentar ver el mayor número de calles decoradas. A ver si este año las decoraciones aguantan mejor el trote; sus mayores enemigos son la lluvia, y hoy ha llovido, y los vándalos e inconscientes que las estropean. Ayer sin ir más lejos, fuimos testigos de la torpeza de una mujer que se sentó donde no debía con tal de hacerse la foto, y "crac", algo crujió. Al principio de Torrent de l'olla está el Wasabi, un restaurante japonés que no lleva mucho abierto y uno de los mejorcitos de los que he ido actualmente. Tenían montado un tenderete con obento de sushi para llevar y latas de Asahi fresquitas, una buena opción para emnpezar la ruta. Nosotros la hicimos rápida para ver la mayoría de las calles avituallados con sendas cervecitas fresquitas; en realidad fueron varias que hacía mucho calor. Las calles que vi me gustaron bastante, como por ejemplo la idea general de la calle Verdi con su ruta 66, o detallitos como el de los pinguinos vigilantes de la playa que rescatan a unas ranas reales, o la calle toda llena de medusas. La verdad es que la han empleado bastante imaginación en la realización de los adornos, y todo además con material reciclado: botellas, plásticos, chapas de referescos, etc...

Después del paseo exploratorio nos reunimos con unos amigos de Fukai y nos fuimos a escuchar música swing a la calle de Joan Blanques donde actuaban el grupo Ivanow Jazz Group. Me gustaron mucho y además había un grupo de bailarines de swing que animaron bastante la fiesta. Me encantaría ser capaz de bailar swing al menos la mitad de bien de como lo hicieron ellos. La banda Ivanow vuele a tocar este sábado a las 23:00 en la Plaça del Diamant. Totalmente recomendables. Un detalle que me gustó mucho es que para hacer el fin de fiesta se bajaron del escenario y entre el público tocaron "When the saints go marchin' in", dando una buena dosis de vitalidad y complicidad con el público.
Si os interesa el swing, he visto en el programa de las fiestas que en la Plaça del Diamant el viernes y el sábado hay talleres de baile swing gratuitos a las 20:oo.

miércoles, agosto 15, 2007

Todo es cuestión de escala.

Los que nos dedicamos a esto de pintar miniaturas y jugar con ellas nos desenvolvemos alegremente en un mundo de medidas y escalas donde el tamaño siiiiií importa.
En esta entrada abordaré el concepto de escala dentro de las miniaturas, y mencionaré de pasada las referencias que se utilizan en el maquetismo militar en general. Pero primero de todo, ¿qué es esto de la escala y para que sirve?. En sí es una referencia que nos permite establecer una correspondencia entre el tamaño real de las cosas y la versión reducida de una miniatura o maqueta. Esta escala pues es el marco de referencia para que todas las miniaturas de los diversos fabricantes mantegan proporción entre ellas. Esto es en teoría, porque a la práctica varía levemente de fabricante a fabricante.

En maquetismo militar la escala se expresa en una relación de 1:X , siendo X el número de veces que está reducido el modelo respecto al original. Existen escalas más o menos populares, dependiendo que se intenta reproducir. Tan sólo mencionaré algunas:

  • 1:72: la escala pequeña convencional, se emplea para aviones y vehículos.
  • 1:35: la más popular para respresentar vehículos y soldados.
  • 1:48: la más usada para aviones por su grado de detalle.

Pero estas referencias en el mundo de las miniaturas no se emplean, sino que se expresa la escala de las mismas en mm y en ellas nos centraremos:

  • 6mm: la escala más pequeña, equivalente a 1:300 o 1:285 idónea para representar grandes batallas, el detalle es mínimo, con lo cual es más fácil y rápido de pintar.
  • 10mm: una escala que se está introduciendo, asociada a ciertos juegos concretos.
  • 15mm: la escala reina para mucho de los juegos de miniaturas que existen en el mercado, establece un buen compromiso entre la relación detalle y capacidad de recrear batallas grandes.
  • 20mm: esta escala dota a las figuras de más detalle y se ve reducido más drasticamente el nivel de representación, apta para niveles más tácticos con pocas fuerzas comprometidas.
  • 25mm: una vieja escala muy conocida por los roleros ya que la mayoría de casas comerciales sacaron sus miniaturas específcas para los juegos de rol en esta escala.
  • 28mm: muy popular dado para juegos tácticos y para un trabajo de pintura más detallado y agradecido.
  • 54mm: exclusivamente para su pintado, es impracticable jugar con esta escala, no sólo por su tamaño sino por que la tendencia de estas miniaturas hacia la pose.
  • 90mm: evidentemente igual que la anterior, el trabajo que acarrea de pintado es considerable y no es aconsejable para principiantes.
No son las únicas escalas, pero sí las más comunes y conocidas.
Hay un mito extendido entre los neófitos que creen que pintar cosas muy pequeñas es más difícil que pintar cosas grandes. Es una apreciación falsa, cuanto más pequeña es una miniatura menor es la cantidad de detalle esculpido, cosa que permite, aplicando ciertas técnicas, conseguir efectos la mar de aparentes sin dificultad; en cambio cuanto más grande es la escala, para conseguir esos mismos efectos el trabajo ha de ser más sutíl, más detallado, y es más fácil que se vean las imperfecciones.

viernes, agosto 10, 2007

A 6 clicks de distancia

La red es basta, la red es compleja, está llena de contenidos y de recursos. La red es lo que la gente ha hecho de ella. Millones de personas la forman y la configuran.

Ante tantas posibilidades y cantidad de gente uno podría pensar que las idicaciones concretas de donde encontrar algo o a alguien son perentorias e inevitables. Al principio así era, sin la dirección concreta de un sitio web uno era incapaz de acceder a ese espacio personal, organización o institución que se quería visitar. Con la llegada de los buscadores la tarea se simplificó permitiendo además la búsqueda de contenidos y no meramente de entidades digitales concretas, y durante mucho tiempo la prioridad era buscar contenidos y por ello los buscadores se multiplicaron y refinaron para devenir en herramientas muy potentes. Todos recordamos los consejos sobre tal y cual buscador que era mejor, y como fuimos migrando el uso de unos a otros hasta la casi omnipresencia de los amigos de la G seguida de muchas "oes".

La red siguió creciendo, en variedad y complejidad hasta lo que es hoy en día. Los usuarios pasaron de tener tan sólo correo, chat y espacio para su página web a tener a su disposición: foros, espacios de almacenaje, mensajería instantánea entre contactos, redes de intercambio, bitácoras, espacios personales, telefonía, grupos de discusión, listas de correo, sistemas de sindicación, etc....; sin olvidar que toda esta variedad de servicios también generaron sus buscadores específicos. Nunca antes la capacidad de interrelacionarse había gozado de un abanico de posibilidades tan amplio y tan potente.

Se podría pensar que se necesitan unos conocimientos muy específicos y complejos para manejar estas nuevas herramientas; si se quiere sacarles el mayor rendimiento posible así es. Pero, con unos conocimientos mínimos se pueden lograr muchas cosas, y de entre ellas, la más importante: entrar en contacto con otras personas. Además la gente suele congregarse en torno a temáticas e intereses comunes, cosa que facilita la labor de contacto. Lo fascinante es que la gente no es tan unidimensional como los medios de comunicación más catastrofistas o sensacionalistas nos quiere hacer creer. Puede haber gente con facetas más o menos comunes, con pocos o muchos intereses pero lo que seguro que no hay, son los clones que la sociedad de consumo nos presenta. Por poco que sea, hay algo en todos que nos sigue haciendo individuos.

La gente que hace el esfuerzo por contactar con otros afines a ellos, acaba compartiendo más de lo que en principio les ha congregado en un momento y en un espacio concreto. Este acto de compartir intereses, aficiones, opiniones es lo que teje la red social de relaciones. Cuando accedemos a su "espacio" normalmente accedemos también a como vertebra cada individuo sus señas de identidad. Lo hacemos a través de lo que escribe, comparte (vídeos, fotografías...), y de lo que más importa a la hora de extender las relaciones, a partir de lo que enlaza. Los enlaces, los "links", nos dan una muestra de a donde se dirige tal persona, a quien "visita", con quien "habla", a quien conoce. A veces siguiendo ese rastro de enlaces entre individuos, incluso partiendo de un desconocido, nos encontramos con "conocidos" comunes, ya sean personas o comunidades. Estas coincidencias fortalecen el sentimiento de pertenencia a un grupo y potencian establecer nuevas relaciones; aunque no hay que desdeñar la fuerza del "anonimato" de la red, que también potencia el establecer nuevos vínculos, por la salvaguarda inicial con la que dota al individuo, siempre que éste la sepa gestionar.

Así que podríamos decir que todos estamos a seis "clicks" de distancia de encontrarnos aunque sea por casualidad. Aunque muchas veces se debe más a cierta causalidad, aun en la incertidumbre de una red tan complejamente urdida.

Para ilustrar pondré un caso que me ha sucedido hoy poniendo una cadena de enlaces y la relación de unos a otros:

Arrancamos con Cosa que pasan que de entre los blogs que lee hay uno que decido visitar porque me hace gracia el nombre, Maruja Geek, donde en una de sus entradas se hace eco de algo gracioso que ha visto en el blog Fotomaf de un tal Mauro, cuando lo veo en foto y veo la temática principal de su blog, la fotografía, creo reconocerlo de haberlo visto en el blog de un amigo; compruebo que en sus enlace tal como sospechaba está Puente aéreo, el blog de Luis y Lau a quienes conozco de Espacio Japón, primera comunidad con la que empecé a relacionarme de forma activa con otras personas que previamente no conocía.

jueves, agosto 02, 2007

Vuelta de vacaciones

Pues eso, que ya estoy de nuevo currando, después de hacer todo Julio de vacaciones. La verdad podría haber escrito en el blog, pero casi que no, porque en el fondo el blog me sirve para matar los ratos muertos en el trabajo; además, tampoco tengo una legión de incodicionales a los que atender ;)

Haciendo balance de lo que ha dado de si este mes, me apunto a lo que recomiendan los psicólogos: fraccionar las vacaciones. Con quince días hubiese vuelto igual de relajado y con la certeza de otros quince días más en algún momento del futuro; creo que de esta forma se rentabilizan más las actividades que uno planea para realizar durante el año. Además este mes no he hecho nada extra, he salido lo mismo que salgo durante el año, ya que la mayoría de gente de mi entorno no hace las vacaciones hasta agosto. Lo que si me ha venido bien es el haber hecho un intensivo de japonés, para aprender un par de cosas nuevas y darle un poco de "tres en uno" a los conocimientos previos que ya tenía. Otra de las razones por las cuales no me he ido fuera y no he hecho nada excepcional es porque estoy ahorrando para el viaje del año que viene a Japón, y la verdad este mes pasado lo he conseguido.

Este agosto se presenta muy tranquilo en el trabajo, sin apenas movimiento, he empezado hoy y el papeleo urgente ya lo he despachado esta mañana. Y tal como estoy viendo como se desarrolla la tarde voy a tener mucho tiempo libre para repasar japonés.