viernes, mayo 23, 2008

El rey Theoden lucha sólo...

Hasta ahora.
¡ROHIRRIM!
¡Por el rey!


Son cuatro jinetes de Rohan de la línea de Games Workshop para el Señor de los Anillos, basados en la película de las Dos Torres. De todos los "guerreros de la luz" son mi preferidos. Me encanta la mezcla escandinava-celta-sajona tanto de sus vestiduras como de su armamento. Me he de animar a pintar el par que me quedan, y quien sabe, ampliar la hueste de Eorlingas con más jinetes y un Eomer a la cabeza que los dirija en el Abismo de Helm en rescate del rey Theoden.

martes, mayo 20, 2008

Pulgas en el corazón

Pues eso, que desde este fin de semana ando con pulgas en el corazón. Será por las lluvias tardías de primavera. Esas que no esperábamos y han acabado llegando. Y con ellas, un caminar por la ciudad mojada, llena de encuentros fortuitos que a uno le tocan la maquinaria. Porque, lo que el ojo ve y el corazón desea, la cabeza lo niega; aunque ésta, haya prestado su genio para poder mirar a escondidas a una de esas islas divisadas en la ruta nocturna, sin saber si es promesa de refugio o fiero escollo lleno de arrecifes.

En fin, lo suyo es volar la imaginación, fantasear y creer que podrías llegar a decir algo estúpido para variar.



Aunque lo más seguro es que acabaras volviendo a casa pálido.



Anhelando una buena invasión británica para volverlo todo del revés y cumplir esos sueños contenidos tanto tiempo.

O que alguien venga a detener a ese infernal, salvaje y palpitante mecanismo, que en tantos líos le puede meter a uno. Pero, ¿cómo se lucha contra tal monstruo?, pues como siempre, con corazón, fe y acero. Y al final sólo puede quedar uno.

Lo dicho, pulgas en el corazón. Así que nos quedaremos quietecitos hasta ver venir lo bueno a nuestro rincón tomando café. Esperando que la última cita con ella se postergue lo máximo, que aún con todo, muchas pulgas han de pasar por el corazón.


miércoles, mayo 14, 2008

Cubos de órdenes para Command Decision.

Esta fin de semana pasado y esta semana estoy lo que se dice muy industrioso en cuanto a todo lo relacionado con mis aficiones. Así que he decidido aprovechar el tirón y hacer realidad proyectos que tenía acumulados en el "cajón" de pendientes.

Como había hecho un pueblo para "Command Decision", se me ocurrió continuar elaborando una serie de elementos de apoyo para el juego. El primero que voy a reseñar son los cubos de órdenes. Es una idea que saqué de los foros de command y cuenta con bastante popularidad.

En el juego de command se emplean unos contadores de cartón para indicar que orden han de seguir las formaciones durante el transcurso del turno; si han de avanzar, retirarse, esperar tomar el mando, etc... Normalmente cada jugador da una media entre 5-10 órdenes por turno. Hay seis órdenes posibles con lo cual significa que hay que tener un número suficiente de contadores. Al ser contadores, pues siempre hay que acabar rebuscando el que queremos. Para agilizar el juego alguien pensó en colocar las órdenes en un cubo; de esta forma el acto de escoger la orden es más rápido porque se puede coger cualquier cubo que seguro que contiene la orden deseada.




Los mios los hice aprovechando dados de 6 caras de 10mm que tenía por ahí de sobra, muertos de risa. Hice unos diseños fáciles con el word y los imprimí en etiquetas. Recortando cada "cara" con una orden y aplicándolo a los cubos tenemos el producto acabado. Para cubrir las órdenes, que han de ser secretas, también se emplean contadores de mando. Estos lo he confeccionado de la misma forma, con etiquetas pero los voy a enganchar en unos discos de plástico verde de 12mm que encontré por ahí.

El juego completo de órdenes son las siguientes:
  • Flecha Blanca: Avance cauto (Cautious Advance)
  • Flecha Roja: Avance rápido (Hasty Advance)
  • Flecha de giro: Retirada (disengage)
  • Tc: Tomar el mando (Take Command)
  • R: Reagrupar (Rally)
  • H: Mantener posición (Hold)


Aquí teneis un cubo de órdenes asignado a una compañía de Stuarts británicos para que avancen a toda velocidad por mi mesa de pintado ;). Los tanques son de la marca GHQ y son a escala 1:285. Si teneis en cuenta que el cubo que tienen a su lado es de 10mm de lado os podeis hacer una idea del tamaño de los tanques. Todo hay que decir, que los Stuarts son carros ligeros y son pequeños, un Tigre a su lado es dos veces más grande al menos.

Unos diablillos me han robado los dados.

Aparte del pueblo para "Command Decision", también aproveché para pintar una comisión que me hizo un amigo para su tienda. Se trata de un juego de daiblillos "posadados" en resina de una serie que sacó hace algunos años un escultor de miniaturas español; sino recuerdo mal la serie se llamaba "Criaturas de Leyenda".
Aquí teneis a los diablillos en su estado original. El primer paso consistió en lavarmos con agua y jabón para quitarles cualquier impureza, polvo o grasa de los dedos. Contra más limpias estén las miniaturas la pintura agarra mejor y a la larga se conserva de forma más idónea.
Una vez secos, conviene darles una primera capa de imprimación que cubra la miniatura; en este caso opté por hacerla negra ya que trabajaría con colores oscuros. La imprimación es fundamental para pintar una miniatura, sirve de base de agarre y también concede el primer tono general de la miniatura.
Tanto para la imprimación como para el color base predominante de la miniatura, en este caso azul, empleé el aerógrafo. Con esta herramienta se consigue una capa uniforme del color deseado.
Aquí están los diablillos en todo su esplendor azul. Hay partes que se han pintado en azul que no van en ese color, no es problema, más tarde se repintará una base negra o blanca sobre la pintura azul, según convenga, para luego pintar con el color adecuado.
El siguiente paso es darles un baño de tinta azul diluida para que en los recovecos se consiga profundidad en el tono azul y este no quede plano.
Continuando con el proceso de dar vida a las miniaturas hice las luces del azul, unas tres luces aproximadamente teniendo en cuenta que la iluminación era cenital. Pinté los colores base de las distintas partes de los diablillos empleando el mismo sistema: color base, tintado y luces. En el caso de los ojos no hice eso, di una base blanca, pinte las pupilas negras y luego tinté con tinta amarilla para conseguir un aspecto de transparencia de color.
Para finalizar le aplique con spray una capa genrosa de barniz mate para que el pintado de las miniaturas quede protegido. Y con los dados en posición los diablillos estaban ya listos para ser inmortalizados.

En un pueblo de Normandía

Este pasado fin de semana ha llovido mucho y prácticamente no salí de casa. Aproveché el tiempo para poner en orden cosas, archivar, limpiar y sobretodo para dedicarme un poquito al modelismo y al pintado de miniaturas.

Como el lunes había quedado para jugar una partida de "Test of Battle-Command Decision", que es un wargame con figuras de 2ªGM a nivel de regimiento, pensé que ya era hora de hacer un poquito de escenografía. Ya tocaba estrenar algo nuevo en alguna partida. Me decidí por un proyecto que tenía en mente hace tiempo, construir un pueblo enterito para poder asaltarlo a gusto.

El año pasado encontré por internet un par de páginas que tenían unos pdfs con edificios franceses recortables. Para la escala a la que quería hacer el pueblo, 1:300, estos pdfs me venían de perlas. Tan sólo tenía que imprimir unos cuantos y montarlos en carton para confeccionar de forma rápida un buen número de edificios. También se pueden emplear para la escala de 15mm, pero particularmente a mí no me gusta demasiado el resultado, dado quee se ve mucho más que son "dibujados". El resultado fue el siguiente:

Los edificios del pueblo los monté sobre bases de cartón grueso de forma modular, así se pueden combinar los edificios del pueblo de diversas formas.

Quise añadir un poco de detalle e hice unos cuantos árboles para colocarlos por el pueblo. Son muy sencillos de hacer, tan sólo hay que cortar unos cuadrados de espuma, pegarlos en unas varillas de plástico a modo de tronco, darle forma a las copas con las tijeras y pintarlos.

Tras colocar los arbolitos, añadí arena a las zonas que tendrían que ser tierra no pavimentada. El paso siguiente era preparar la pasta para pavimentar el resto del pueblo.

La "pasta" en realidad es pintura acrílica mezclada con bicarbonato; de esta forma se obtiene una pintura granulosa que va genial para texturizar superficies que han de ser rugosas. La pintura acrílica que empleo para grandes superficies y para hacer estos "estucados" suele ser del tipo de bellas artes que es más densa que la que empleo para pintar miniaturas.


El último paso fue dar un pincel seco al pavimento y poner césped y arbustos para acabar de decorar el pueblo.

Como durante la partida no pude hacer fotos, al llegar a casa hice unas cuantas recreando una situación típica que se podría dar en un pueblo de Normandía los días posteriores al "Día D".

Una columna alemana se repliega al interior del pueblo para tomar posiciones de defensa.

La columna va encabezada por las motocicletas de reconocimiento, seguidas de un kubelwagen de mando, un tigre y dos obsoletos panzer IVF2.

Los camiones donde los panzergrenadier van montados cierran las marcha. Tras haber tomado posiciones de defensa hay que esperar que el enemigo entre y caiga en la emboscada.

Este tigre ha tomado posición bajo unos árboles desde donde controla todo el largo de una de las calles del pueblo.

Al final de la calle aparece una columna de camiones británicos que confiados no han enviado a la infantería por delante para asegurar que la ruta está despejada.

El Tigre se fija el objetivo, el vehículo que encabeza la columna. si no fuese una calle y tuviese mejor ángulo seguramente dispararía al segundo vehículo para bloquear el retroceso del primero y cobrarse dos piezas.

A esta distancia, el resultado no puede ser otro que el vehículo sea alcanzado y salte por los aires.